Fecha: 2019-04-09 09:48:21


Donantes voluntarios, a la espera de que los llamen por teléfono para salvar vidas


De las 10 mil personas que se anotaron para donar médula ósea en Salta, 27 fueron contactadas para hacerse pruebas de histocompatibilidad. Hasta ahora, solo una salteña concretó la donación.

En el 2015, Gustavo Quintana (48) recibió un llamado para hacerse pruebas de histocompatibilidad para donar células progenitoras hematopoyéticas (CPH), más conocidas como médula ósea. Él se había inscripto como donante potencial el año anterior, en una de sus habituales entregas voluntarias de sangre. Si bien estaba ilusionado con la posibilidad de donar, el procedimiento finalmente no se hizo porque la compatibilidad con el receptor no era del 100 por ciento.
Ayer por la mañana, en el Centro Cultural América, se homenajeó a los 27 salteños y salteñas que, como Gustavo, fueron convocados en los últimos cuatro años para pruebas de histocompatibilidad, que, en su mayoría, no fueron exitosas. Por ahora, solo Guadalupe Mamaní (22) concretó la donación: “Fue una experiencia hermosa y lo haría de nuevo, si hubiera una oportunidad”.
El acto se hizo en el marco del Día del Donante de Médula Ósea y del 16º aniversario de creación del Registro Nacional de Donantes de CPH, que se celebraron el 1 de abril último. En Salta, más de 10 mil personas están registradas como donantes potenciales.
Florencia Gerónimo (21) empezó a donar sangre cuando el Centro Regional de Hemoterapia llegó a su colegio, en Cafayate: “Me llamó la atención y fui por primera vez a donar sangre a la escuela”. Cada vez que iban a su ciudad, ella donaba; ahora, que vive en Salta capital, lo hace cada tres meses. 
A Rocío Quiroga (28) la contactaron el año pasado porque podía ser compatible con un paciente enfermo. Aunque esto no se concretó, ella lo vivió con mucha alegría. “Fue una gran emoción haber sido llamada. Una nunca se imagina que va a ser elegida entre tantas personas para ayudar a otra a que siga viviendo”, contó. 
Ella se inscribió en el registro después de haber conocido de cerca lo que hacen el Centro Regional de Hemoterapia y el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai), a través de un trabajo que hizo con compañeras para la materia Pedagogía Social de la carrera Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de Salta: “En una causa tan noble, no podía no registrarme”.
A Natalia Jerez (43) la llamaron en octubre último por ser 100 por ciento compatible con el receptor, pero aún no sabe si se concretará el trasplante. Ella y su marido se inscribieron, luego de ver con su hija una película sobre un niño que tenía leucemia. “Ella nos hizo pensar en la donación”, recuerda.
La misión más importante que tiene Carlos Alberto Curi (51) es llevar la bandera “Doná vida en vida, doná médula ósea” a todas las montañas que sube por su actividad deportiva. Este estandarte flameó en las cimas más altas de América, África y Europa: Aconcagua, Kilimanjaro y Elbrús, respectivamente. 
Gracias a la difusión que hace, muchos amigos montañistas se anotaron en el registro. “Ojalá algún día me toque y pueda ser un donante efectivo para alguien que lo necesite”, dijo.
Vanesa Delgado, encargada de promoción y difusión de donación de médula ósea del Incucai, explicó que una persona cada 40 mil puede ser compatible con alguien que necesita donación de CPH. Como solo el 25 por ciento lo encuentra en la propia familia, tres de cada cuatro deben salir a buscarlos a nivel mundial.
Delgado evaluó que en Salta hay pocos donantes potenciales, aunque recordó que en 2011 solo había 36 salteños registrados. “La mirada hacia atrás nos permite saber que hemos crecido y que vamos por el buen camino”, dice. Los últimos años, Salta pasó del 20º puesto a nivel nacional, al 6º. “Ahora, queremos estar en 5º lugar y soñamos con cruzar fronteras porque ni Bolivia ni Chile tienen registros de donantes de médula ósea”, agregó.

Fuente: Diario El Tribuno

Sábado 26 de Septiembre de 2020 - 07:28

El tiempo - Tutiempo.net