Fecha: 2019-04-09 08:22:18


Orán

Padres protestaron por el mal estado de la escuela Pizarro


Decidieron no enviar a sus hijos al establecimiento hasta que lo arreglen.Salió a la luz un informe de un año atrás advirtiendo el deterioro ahora evidente.

Las padres de alumnos de la escuela General Pizarro se autoconvocaron fuera del edificio educativo y realizaron ayer una manifestación con marcha, por las calles céntricas de la ciudad de Orán, por el pésimo estado del edifico donde acuden sus hijos a estudiar.

La directora del establecimiento educativo, Mariel Zalazar, dijo días pasados a modo de descargo: "Hacemos lo que podemos, pero tenemos que esperar los tiempos de la burocracia, los pedidos y expedientes están presentados".

Mientras, el Ministerio de Educación dilata la repuesta para alumnos y docentes de la institución, pero lo padres exigen ahora la presencia de la ministra de Educación, Analía Berruezo.

"No queremos que venga ningún candidato, es un año electoral y no queremos que nos usen como parte de la campaña", dijo una madre visiblemente molesta.

A primera hora de la mañana, en el horario de entrada, los padres se mostraron decididos a hacer cerrar el establecimiento educativo y que se reubique a los alumnos en otro lugar, mientras el edificio es reparado por la Provincia.

"El edificio se cae a pedazos", alegaron a coro.

Los padres entregaron copia de un informe redactado por el ingeniero Néstor Machuca, subsecretario de Obras Públicas de la Municipalidad de Orán, el 26 de diciembre del año pasado, donde pone en conocimiento de las autoridades de la escuela General Pizarro el pésimo estado que presenta dicho edificio sugiriendo la suspensión de las clases.

De la inspección ocular surgió lo siguiente, según el profesional: "Las paredes de un aula afectada presentan una fisura a 45 grados desde un extremo al otro. Las fisuras son pronunciadas y traspasan la pared de un lado hacia el otro. La estructura, en ese sector, sufrió un asentamiento diferencial, provocado por una pérdida de agua en la cañería de alimentación, que suministra agua a los tanques de reserva".

En otros párrafos el informe señala que "el agua también inundó el piso del patio, saturando todo el sector y también se observa que la humedad del contrapiso levantó los mosaicos, con agua a la vista". Y además advierte, que "la cañería que atraviesa el aula y el patio es de plomo", lo que significa que claramente es obsoleta.

El informe aludido contiene también unas cuantas sugerencias a las autoridades para que sea posible seguir usando el edificio: toda la situación tiene origen en la pérdida de agua de la cañería de alimentación, por lo que el arreglo de la misma es prioritario. Se debe cambiar todo el suelo del área afectada e inyectar hormigón generando una submuración de los elementos de apoyo, bases y cimientos. Se debe ejecutar una nueva alimentación de agua, anulando la anterior. La alimentación nueva debe ser externa al edificio. Y recomienda suspender las actividades hasta que se arregle todo.

Las aulas filtran agua

A un mes del inicio de clases todo continúa igual, con riesgo de derrumbe en dos aulas de 7mo. grado y por ello los chicos toman clases en un salón, los dos grados juntos. Hay otras que también tuvieron serias filtraciones con las lluvias.
Bernarda, una mamá, manifestó que “estamos pidiendo la urgente intervención del Gobierno por el mal estado de un par de aulas ya que consideramos que esto puede pasar a mayores si no se hace nada. Sabemos que los directivos desde hace mucho envían notas al Ministerio pidiendo soluciones pero la respuesta no llega. Llegamos a este punto porque la escuela jamás tuvo mantenimiento y hoy nuestros hijos pagan las consecuencias. No puede ser que los chicos tengan que estar amontonados en el Salón de Actos tomando clases”.

Afirman que el añejo edificio no da para más

La directora de la escuela Pizarro, que tiene una matrícula de 1.500 chicos, Mariel Zalazar, recordó que el edificio tiene más de 80 años, y que ella como los directivos anteriores hicieron siempre los pedidos de refacción.
La institución tiene paredes rotas, pisos hundidos, techos en mal estado, bombas de agua rotas, cañerías viejas y problemas eléctricos, lo que obliga a la directora a cortar la luz en muchas circunstancias “para evitar una desgracia”.
Zalazar, manifestó su temor a que algún niño pueda sufrir un accidente por el peligro que implica la humedad de las paredes y la obsolescencia de la instalación eléctrica.
“Es una decisión de los padres que sus hijos no vengan a clase, la institución mantendrá la puertas abiertas”, dijo Zalazar. 

Fuente: Diario El Tribuno

Martes 19 de Noviembre de 2019 - 00:44

El tiempo - Tutiempo.net